¿Emprendedor = Empresario? ¿y viceversa?

En la actualidad existe una malentendida concepción general de que los empresarios son emprendedores y de que los emprendedores son empresarios. En mi opinión esto es un grave error, porque ni todos los empresarios son emprendedores, ni todos los emprendedores tienen por qué ser empresarios.

Emprendedor/a (def. RAE): Que emprende con resolución acciones dificultosas o azarosas.

Empresario/a (def. RAE): Titular propietario o directivo de una industria, negocio o empresa.

Como vemos ninguna de las dos definiciones de la RAE implica la otra. Entonces, ¿por qué hemos llegado a esa errada conclusión?

Tenemos la imagen del emprendedor como el joven inquieto y pro-activo que se mueve por los negocios más chic del momento. Mientras que la imagen del empresario es el hombre a partir de cincuenta y tantos que viste traje azul marino de funeral y habla con sabia autoridad. Pero entre medias de estos totems se han colado las escuelas de negocios para decirnos que el futuro está en crear tu propia empresa o, lo que han querido hacer igual, ser emprendedor. Por tanto, parece que ya hemos llegado a relacionar la empresa con quien vive de ella (o empresario) y el emprendedor.

Lo que no nos suelen decir, y sólo se descubre observando a la gente en el ámbito de las empresas, es que aún hoy hay empresarios estancados en su visión de perenne negocio rentable (aunque cada vez lo sean menos) y multitud de empleados que cada día luchan por poner en marcha sus ideas para desarrollar las empresas en las que trabajan. En estos casos tanto tienen los primeros de emprendedores como los segundos de empresarios. Es decir nada, pero los primeros son dueños de los negocios mientras que los segundos emprenden sus iniciativas para hacerlos crecer.

Y, si sigues pensando que el empresario es emprendedor y viceversa, fíjate bien a tu alrededor porque también existen los emprendedores escondidos como asalariados, esos que siempre tienen en la cabeza llegar a ser empresarios, y que el día menos pensado darán el salto y por fin serán…, casi mejor decir…

…se sentirán realizados.

Pin It on Pinterest

Share This