Una hoja en blanco

Hace unos días escuché una frase que me sorprendió por su sencillez, clarividencia y rotundidad:

“Una hoja en blanco* puede contener algo muy importante o una tontería. Cuando has escrito la mitad de la página las posibilidades de que sea algo importante se reducen”

Y reflexionando sobre ello me planteé si Da Vincci cuando dio la primera pincelada de La Gioconda, ¿sabía ya el impacto histórico de su obra? ¿O Cervantes con la primera letra del Quijote?

Cuando tenemos una hoja en blanco frente nosotros podemos crear algo grande o hacer de ella una simple bola que termina en la papelera. Ese es el misterio de una hoja en blanco. Las ideas surgen, encuentran su sitio en nuestra imaginación, se relacionan y van adoptando una forma que sólo perdurará en la mente, pero cuando hacemos el primer trazo sobre esa hoja ya estamos determinando sus posibilidades. Con lo bonito y enigmático que es empezar a hacer algo… como este post, que no sé si será algo importante o una solemne tontería.

En todo esto me surge la duda de quién o qué evalúa la categoría de lo creado. ¿Tu entorno?, ¿los clientes?, ¿los famosos mercados?, ¿los espectadores?, o más ahora, ¿los usuarios?, ¿los Me gusta o los RT?

Es complicado. Yo creo que si creas algo desde la ilusión, la confianza y la transparencia, y mejora la vida de alguien, es bueno.

Así que… ¡¡¡a crear!!!

* Hoja en blanco como metáfora de material bruto sobre el que crear. Valga también lienzo, bloque de piedra, pantalla vacía, nueva entrada, negocio en desarrollo o la vida.

Visita la nueva web de Busining: www.busining.com

Pin It on Pinterest

Share This