Expectación vs Realidad

Siempre confiamos en compañías como Apple para que nos sorprendan con sus nuevos productos porque están muy adelantados a nuestro tiempo (o el resto están muy rezagados). Sin embargo, en la presentación de ayer todos esperábamos conocer el súper-mega-hiper sofisticado Iphone 5! Y no llegó. Llegó un Iphone 4. Más evolucionado eso sí, con nuevo procesador y un sistema de reconocimiento de voz… el Iphone 4S. Sabe a poco.

Después de muchos rumores sobre las peculiaridades del nuevo modelo, no trascendió ni un ápice de lo que iba a ocurrir en Cupertino. Todos hemos visto los vídeos de Youtube o las noticias que anunciaban una esperadísima presentación (con connotaciones más allá de lo tecnológico). Y nos convencimos de que el nº 5 nos iba a solucionar nuestras vidas…

Apple ha vuelto a sorprender, pero no estamos satisfechos. Generó mucha expectación y nos deja con cierto sentimiento de decepción.

Esperábamos algo más. Algo que nos dejara con la boca abierta. Y nos ha dejado, en sentido literal, con la boca cerrada. ¿Quién ha comentado algo del tal 4S? Los más tecnólogos… ¿qué ha pasado? ¿Dónde está el 5?

Aún así, perdonaremos. La próxima presentación compensará el grado de satisfacción.

Me permito hacer una lectura positiva de todo esto (quizá más de uno no compartirá este razonamiento). Pero los que tenemos un Iphone 4, a secas, no tendremos la presión de estar a la última, podemos relajarnos y esperar pacientes el siguiente modelo mientras seguimos intimando con nuestro actual dispositivo.

Pin It on Pinterest

Share This