¿Eres empresario o te autoempleas?

Si te come el día a día, nunca terminas de lanzar todo lo que tienes en mente para crecer, no gestionas al equipo ni a los clientes, no tomas decisiones estratégicas o no tienes claro a dónde vas, creo que te estás autocomplaciendo en que tienes trabajo, es decir, te autoempleas.

Esto no quiere decir que no luches por tu empresa como el que más, eches horas o que te relajes a verlas venir. Aquí cuando toca picar tienes que ser el primero en coger el pico, la pala y la carretilla si hace falta. Pero hay que saber dirigir, derivar responsabilidades y confiar en quien te rodea.

Párate un momento a pensar a bote pronto lo que podrías hacer con tu negocio y no te da tiempo. Este simple ejercicio de abrir un paréntesis en la jungla del trabajo diario nos va a dar la perspectiva necesaria para valorar el negocio, a los clientes, analizar el mercado, ver la competencia y, sobre todo, despejar el futuro.

Durante años hemos cometido el error de creernos imprescindibles y obligarnos a estar en todos los ámbitos de la empresa. Hasta que un día dimos un paso atrás para tomar perspectiva y nuestros proyectos dieron un paso hacia adelante. Todo es pensar estratégicamente y confiar en tu equipo. La finalidad es no autoemplearse sino en ser empresario. En crecer para crear empresas sólidas que generen valor, riqueza y empleo.

Sabemos que la situación actual es muy complicada y que el papel lo aguanta todo, pero si ni siquiera reflexionamos sobre ello pocas expectativas tendremos el día que nos toque ser empresarios.

Pin It on Pinterest

Share This