Calidad vs cantidad

Cada día conocemos nuevos proyectos. Startups que nacen con toda la fuerza e ilusión entre un maremágnum de ideas.
Dada la actual situación cualquier ápice de aire fresco es bienvenido, y más cuando se trata de profesionales que están dispuestos a trabajar, trabajar y trabajar.
Así, poco a poco, los emprendedores se hacen un hueco aportando valor y dinamismo a un mercado laboral muy necesitado.
Pero debemos hacer una reflexión: no es tan importante el número de proyectos que se ponen en marcha como la calidad de los que, generalmente, son los que perduran y consiguen aportar valor al sistema.
Aunque pueden ser necesarios, como pueden ser las empresas que ayudan al ahorro actualmente, los proyectos deben huir de los objetivos cortoplacistas y aportar una proyección a medio y largo plazo para que puedan alcanzar el éxito, desde el punto de vista individual, como emprendedor, y colectivo, en beneficio del sistema empresarial y laboral.

Pin It on Pinterest

Share This