La imaginación y el esfuerzo al poder

Es curioso cómo agudizamos el ingenio con una meta ilusionante.

Ponemos toda nuestra imaginación y esfuerzo en pos de conseguir un objetivo que nos va a reportar una recompensa satisfactoria, o por lo menos que esté a la altura de nuestros sacrificios.

Y esto me lo han demostrado 5 niños de entre 10 y 12 años.

Los padres de estos niños les “invitaron” a ganarse el ir al Tívoli World. El parque de atracciones por excelencia de la Costa del Sol. Los padres se lo propusieron para que se lo ganaran en casa haciendo sus tareas, mientras que los niños pensaron que con la situación económica que vivimos tenían que ganárselo  juntando dinero para ello. Y los 5 se pusieron a pensar cómo conseguirlo.

Primero acotaron su radio de acción, su mercado. Y se centraron en su entorno accesible, conocido y controlable. La urbanización!!!

Después se plantearon qué vender u ofrecer. Pensaron en la venta de limonada, de pulseras hechas por ellos, de dibujos, de caricaturas… Pero no creían que la gente les comprara cantidades suficientes como para poder lograr su objetivo. Hasta que observando lo que tenían alrededor dieron con el negocio. Tenían un montón de coches sucios de los vecinos. ¡Eureka! Lavarían los coches de la urbanización.

Fijaron un precio razonable entre el servicio y la condescendencia: 3 €/coche.

Y comenzó la promoción. Hicieron octavillas a mano y las entregaron a todo el mundo en la piscina, al tiempo que contaban su historia para tocar la fibra sensible. A la gente que no pudieron acceder personalmente o se resistieron a su candidez, les escribieron en el capo del coche entre el salitre y la porquería “Lava tu coche por 3€”.

Cuando empezaron a llegar los clientes se organizaron internamente, unos limpiaban, otros buscaban más clientes, crearon una agenda de citas con lista de espera… Incluso buscaron algún que otro asesor externo senior que les ayudara en productos de limpieza y cómo obtener el mejor resultado.

Tras dos días de arduo trabajo lograron su objetivo, juntaron el dinero suficiente para pagarse su entrada al Tívoli World, y lo disfrutaron mucho.

Esto puede ser sólo una anécdota y puede haber miles como esta, incluso más escalofriantes por la necesidad, pero tiene varios avisos a navegantes:

  • Que para lograr nuestros objetivos no podemos escatimar en imaginación y esfuerzo
  • Que  son 5P del marketing: Producto, Precio, Plaza, Promoción y Partners
  • Que no hay una edad para emprender
  • Que el emprendimiento lo llevamos en nuestros genes

Chicos, gracias por esta lección

Pin It on Pinterest

Share This