El miedo a emprender

 Algunas personas sueñan con tener una gran idea empresarial y poder llevarla a cabo. Viven ilusionados de cómo será su proyecto, su negocio, pero por distintas circunstancias esta idea se queda ahí, en una simple ilusión.

Uno de los motivos más valorados por el cual no se emprende, se debe al miedo. Tememos a todo aquello que suponga asumir un riesgo, no solo en el mundo laboral sino en cualquier situación de nuestra vida. Pero este temor cobra fuerza cuando desconocemos  la estabilidad y el beneficio que puede aportarnos la idea de negocio.

Pero ¿a qué tenemos miedo? Tenemos miedo a enfrentarnos a un mundo totalmente desconocido ya que no sabemos con certeza que nos deparará, a dejar un  puesto de trabajo el cual nos aporta unos ingresos fijos a final de cada mes. Además por nuestra cabeza  rondan preguntas con difícil respuesta, que todos quieren llegar a conocer, pero que no pueden saber hasta que no emprenden, cuestiones del tipo ¿seré una persona de negocio exitosa o por el contrario fracasaré?  Pero ya lo dice la frase ¡Quién no arriesga no gana!

Emprender es convertir una idea en un proyecto que tiene que ser sostenible y rentable, es por ello por lo que tenemos que apostar y confiar en nosotros. Saber que somos capaces de hacerlo y además hacerlo bien.

Esta tarea conlleva asumir un riesgo que a la larga será una apuesta segura. Para ello requiere de nuestro valor para poder afrontarlo, de mucho esfuerzo, sacrificio y paciencia.

El miedo no tiene que ser visto como el mayor enemigo al que nos vamos a enfrentar, todo lo contrario hay que aliarse con él y saber tomar las decisiones correctas en el momento oportuno. No pensar que ahora no es el momento porque entonces ese momento nunca llegará.

Pin It on Pinterest

Share This