Distracciones en la oficina

El constante teléfono sonando, el incómodo ruido de la impresora o el ajetreo de los compañeros son algunas de las acciones comunes en el día a día de muchos empleados, que  dificultan la concentración e impiden  que puedan desarrollar de manera plena su rendimiento y productividad.

Según un estudio realizado por la compañía de Recursos Humanos Adecco, los empleados pierden unas 10 horas al mes de trabajo por diferentes distracciones. Lo que se traduce en unos 13 días laborales completos al año.

Es cierto que la concentración es una característica fundamental para realizar cualquier actividad, pero en determinadas ocasiones se producen distracciones inevitables que no dependen de nosotros, como las mencionadas anteriormente. Existen muchas otras que sí están a nuestro alcance y podemos evitarlas.

Utilizar de forma masiva el WhatsApp, ver  fotografías de la última fiesta a la que has acudido en Facebook, mirar constantemente la bandeja de correos electrónicos o salir a fumar con los compañeros son algunas de  las distracciones más comunes que se dan en el trabajo.

Cuando sientas que las distracciones “te están llamando” es hora de desconectar durante unos minutos y dejar de lado todo lo que estás haciendo. A diferencia de lo que se cree, hacer pequeños descansos contribuye a un aumento de productividad. Salir a tomar un café o respirar un poco de aire fresco son acciones más que suficientes para evadirse y mantener la mente despejada.

¡Si te distraes hasta con una mosca! te planteamos una serie de acciones que debes realizar.

Organización

Una buena organización es la base de cualquier trabajo junto a la planificación. Se debe tener un control de las distintas actividades que tenemos y realizar aquellas más densas al comienzo de la jornada, ya que si la dejamos para el final del día estaremos más cansados y el resultado no será el adecuado.

Apagar el teléfono

Deshacerse del teléfono es una de las tareas que más trabajo supone para los empleados. La gran mayoría se excusa de que está pendiente de él por si sucede algo importante, pero lo cierto es que lo revisan cada dos por tres con otros fines.  Hay que destacar que existen cargos que requieren casi de por vida estar conectados al teléfono y no pueden desatenderlo.

 No conectarse a redes sociales

Conectarse a las distintas redes sociales en el trabajo es un grave error. No solo porque tú deber en la empresa es   trabajar y no el de conectarte sino porque además, genera una muy mala imagen.

Utilización de auriculares

Usar auriculares es una opción para aislarte del resto de la oficina cuando quieres sumergirte en tu tarea sin que nadie te interrumpa o moleste.

<< No hay peor derrota en el trabajo que distraerte de tus obligaciones y no cumplir con tu responsabilidad>>

 

 

Pin It on Pinterest

Share This