Menos es más, también en la oficina

Menos es más, también en la oficina

En los últimos tiempos es frecuente oír hablar de los nuevos espacios de trabajo. Espacios que jamás se hubieran identificado con un entorno laboral, incluso oficinas corporativas cuya seña de identidad son las áreas de recreo de las que dispone. Hace años nos llevaríamos las manos a la cabeza si alguien te dijera que en su oficina han puesto un tobogán. Además, alegremente reaccionaríamos con un: ‘en esa empresa no se trabaja’.

Toboganes, futbolines, cubos, e incluso vagones dentro de la oficina son la tendencia a la que las grandes corporaciones, fundamentalmente de índole tecnológica, se han ido sumando en cada una de sus sedes por el mundo. Los defensores de esta corriente aseguran que ya que estamos horas y horas en la oficina, que nuestra estancia sea lo más amable posible favoreciendo la motivación, las relaciones entre empleados y, si es posible, evitando el estrés.

Por otro lado, y sirviéndonos de la expresión tan en boga en el mundo de la moda, creemos que ‘menos es más’. Para lograr la mayor productividad en nuestro trabajo es imprescindible estar motivado y contar con lo necesario que no entorpezca nuestro día a día. Para ello necesitamos una oficina equilibrada, con una decoración cuidada, sobria, funcional, iluminada con luz natural y espacios donde poder trabajar en función de las necesidades de cada momento: reuniones, entrevistas, conference call… etc. No significa que por no tener un parque de atracciones en las instalaciones tu día a día sea aburrido, ya que la diversión debe encontrarse en la satisfacción de lograr objetivos.

Pin It on Pinterest

Share This