Oficinas diáfanas VS despachos

Oficinas diáfanas VS despachos

Hace un tiempo, el despacho en la oficina era signo de status dentro de la empresa, de jefe, directivo o gerente. Así se jerarquizaban los puestos más allá de sus funciones.

Después, se promovió la tendencia de eliminar barreras entre empleados, subordinados y jefes, optimizando los recursos, creando espacios de trabajo diáfanos donde los puestos fueran idénticos.

Esto supuso un cambio radical de la cultura laboral en la que prevalecieron: la colaboración e igualdad, frente a la autonomía y la jerarquía.

El 60% de los trabajadores encuestados para un estudio aseguran no disponer de un espacio privado en su oficina donde poder realizar parte de su trabajo, cuando el 95 % considera la privacidad como un elemento fundamental, ya que ésta puede favorecer la productividad y compromiso con la empresa, y aseguran que los espacios diáfanos en ocasiones provocan más distracciones e incluso situaciones incómodas: llamadas telefónicas, ruidos, conversaciones…

Estamos de acuerdo en que las empresas optimicen el espacio favoreciendo la colaboración, pero también que ofrezcan áreas de trabajo privadas para realizar tareas concretas.

 

Pin It on Pinterest

Share This