El AEIOU de los planes de negocio

El AEIOU de los planes de negocio

Siempre que pensamos en una nueva idea de negocio lo primero que nos vine a la cabeza es hacer un “Business Plan”. ¿Por qué? ¿Qué importancia tiene? ¿Para quién? ¿Es importante hacerlo?

Se escribe mucho sobre planes de negocio y cada uno tenemos una visión. Desde las escuelas de negocio, que piden previsiones y escenarios infinitos, hasta los que planifican su empresa en una servilleta de papel. No hace falta ni tanto ni tan poco.

La utilidad de un Plan de Negocio reside en la manera de hacer visibles y organizar la multitud de ideas y necesidades que nos rondan la cabeza en el momento de plantearnos un negocio.

Pero, ¿cómo lo encaramos?

Yo no me voy a meter en teorías de apartados, títulos, estructura, etc. Sólo anotar que tenemos que tener claro nuestro negocio: qué vendemos, cómo, con quién, con qué, quién nos comprará y quién nos proveerá. A partir de aquí tenemos que desplegar toda nuestra ilusión y creatividad para mostrarlo al mundo de la manera más espectacular y entusiasta posible. Todo con sentido común y cifras razonablemente reales, ya que el papel lo aguanta todo y nuestro optimismo puede ser demoledor.

Por otro lado, el valor de un Plan de Negocio no es tanto la cantidad sino la claridad y su transparencia. Cuanto más sencillo y directo transmitamos nuestra idea de negocio y todo lo que la rodea (estrategia, mercado, competencia, equipo, marketing, financiación…) más penetrará nuestro mensaje y más claro quedará. Para ello también hay que tener en cuenta quién lo lee, para qué y en qué contexto. Puedes plasmar tu negocio a “tu” perfección, pero debemos tener en cuenta para qué y a quién va dirigido. Tenlo en cuenta porque un mal mensaje a la persona objetivo puede echar al traste una inversión. Al contrario es irrelevante.

Yo, por mi cuenta y riesgo, he cometido casi todos los errores posibles en la elaboración de un Business Plan, y aunque fueran planes internos, el problema ha sido que me he dado cuenta de ellos con el tiempo, lo que me ha costado retrasos y dinero. Por esta razón, en mi último proyecto he optado por lo que he llamado el “AEIOU de los Planes de Negocio”. Es decir por el “Asesoramiento Externo Interesado Objetivo y Usable”. Os lo explico:

  • Asesoramiento: tener en cuenta la opinión de alguien más que yo
  • Externo: que no forme parte del inicio o el desarrollo del negocio
  • Interesado: que sea cercano y me ayude por interés moral, como amigos, familia o colegas
  • Objetivo: que no les pese mi entusiasmo ni se involucren emocionalmente para que no les duela criticarme ni destrozar mis ideas
  • Usable: que sea alguien con cierto grado de conocimiento empresarial o ejecutivo para que su opinión sea valorable

Todo esto se resume en que le he enviado mi Business Plan a varios amigos para que lo lean, analicen, destripen y me cuenten. ¡¡¡Y funciona!!!

La primera verdad que me dijeron me dolió, porque iba contra mis idea, mis pensamientos… mi criatura. Pero después pasé a la fase superior de escuchar y aprender, lo cual me aportó una visión mucho más amplia y rica para mejorar mi Plan de Negocio y poder transmitirlo de una manera más sencilla, clara y transparente. Y conseguir inversión, que era mi objetivo.

Anotaros que no pasa nada por contar las ideas, incluso porque se divulguen en un entorno de confianza y con potencial de “AEIOU”. Os aseguro que es muy enriquecedor escuchar opiniones y tener otras visiones.

No pensemos que sólo nosotros tenemos la verdad de nuestra idea de negocio. Tenemos sólo “nuestra” verdad.

Se que con esta parrafada no he dado la clave del Plan de Negocio perfecto, pero espero haberos quitado algo de miedo a buscar apoyo y opinión externa para alejaros de “tu perfección del Plan de negocio” y acercaros a “la perfección de tu Plan de Negocio”.

@Oscar_busining

Pin It on Pinterest

Share This