Funcionalidad en el diseño de despachos y oficinas

Funcionalidad en el diseño de despachos y oficinas

Estamos acostumbrados a leer que los mejores espacios de trabajo son las oficinas que tienen las multinacionales extranjeras en sus sedes centrales. Disponen de metros y metros cuadrados de áreas de recreo, de divertidas salas de reuniones e incluso de sofisticados métodos de comunicación entre plantas.

Evidentemente, influye la actividad de la compañía para diseñar unas oficinas de una manera u otra, porque, sinceramente, no creo que proceda que un bufete de abogados disponga de un vagón adaptado como sala de reuniones para recibir a sus clientes.

Está claro que todo vale en cuanto al diseño, pero no se deben olvidar unas premisas básicas que inviten a la concentración y productividad de la empresa:

  • Espacios de trabajo: definir cada área de trabajo bien sea salas de reuniones, despachos o las denominadas open office
  • Decoración sobria: el exceso de elementos decorativos distrae y, en ocasiones, puede resultar cargante. Los colores elegidos son determinantes, siempre en sintonía con la vertiente corporativa de la compañía.
  • Luz natural: la presencia de luz natural es un elemento muy valorado que provoca un impacto muy positivo en la productividad.
  • Cuidado con la relexión de luz: evitar los suelos o elementos que provoquen refelejos incómodos de la luz natural o artificial.
  • Materiales: el mobiliario e infraestructura deben ser de cierta calidad y estar bien cuidado para evitar el mal aspecto, ya que trabajar en un entorno ‘desgastado’ no invita a la productividad.
  • Áreas de descanso: éstas deben estar perfectamente diferenciadas de las áreas de trabajo como pueden ser el office, la zona de café o un espacio de relax.

 

 

 

Pin It on Pinterest

Share This