La oficina perfecta

La oficina perfecta

Hace unos años el concepto de oficina se ha ampliado con el nacimiento del coworking y la tendencia de las oficinas abiertas. Sin embargo, seguimos sin conocer el ideal de oficina, ya que cada uno de los conceptos, tanto el tradicional como los actuales tienen sus adeptos y sus detractores. Quizá, como muchas cosas en la vida, la ideal se sitúe en el punto intermedio entre ambas. Sin duda, las nuevas modalidades han aportado beneficios a la dinámica laboral: eliminando barreras entre jerarquías, propiciando la colaboración entre equipos de trabajo y favorecer la movilidad, entre otros aportes.

Sin embargo, con el paso de los años se han identificado algunos problemas en estas ‘nuevas oficinas’ que afectan a la productividad: distracciones, ruidos y falta de privacidad.

Por ello, vamos a plantear ese punto intermedio en el que estaría la oficina perfecta:

  • puestos de trabajo perfectamente delimitados
  • salas de reuniones totalmente equipadas para trabajar
  • despachos privados a los que poder acudir para realizar una llamada telefónica o cualquier tarea que requiera concentración o privacidad
  • áreas de descanso: disponer de un espacio que invite a desconectar durante unos minutos

En definitiva, unas instalaciones adecuadas al ritmo de trabajo que requiera la compañía.

 

Pin It on Pinterest

Share This