La luz natural en tu puesto de trabajo

La luz natural en tu puesto de trabajo

Caundo hablamos de que un espacio es luminoso nos referimos a la cantidad de luz que incide y que permite dar visibilidad a toda la sala. En la oficina, donde pasamos la mayor parte del tiempo, la luz natural es un elemento imprencindible para considerarla óptima para trabajar. Por eso, es recomendable situar los escritorios o puestos de trabajo cerca de ventanas o cristaleras, con cortinas o persianas para regular la luminosidad, para estar más cómodos.

Aunque pueda parecer una nimiedad, quien tiene la experiencia de haber estado trabajando en una oficina en un edificio interior, oscura, valora enormemente este elemento natural. Una de las principales consecuencias de la ausencia de luz es el cansancio visual, y con éste, los dolores de cabeza, que influye directamente en la productividad.

A la hora de buscar una oficina o despacho es improtante que tengas en cuenta estos detalles:

  • grandes ventanales, con mucha luz, los espacios parcen más grandes, por lo tanto, es más agradable trabajar
  • permite cualquier decoración, ya que independientemente del color que utilicemos, la luz natural compensará el efecto negativo que a veces generan algunos colores
  • contar con presencia de luz natural ayuda en el ahorro energético
  • tus empleados serán más productivos y felices, según un estudio de la Universidad de Oxford, ya que la ausencia de luz natural provoca problemas para dormir y de memoria

Pin It on Pinterest

Share This