Privacidad y confidencialidad en la oficina

Privacidad y confidencialidad en la oficina

Estamos viviendo una época en la que a través de un smartphone se pueden controlar muchos aspectos de la vida de otros: por lo que comparten en las redes sociales y, también, por ejemplo, por la visibilidad de su localización.

Sin embargo, aunque esto forme parte del funcionamiento de la sociedad, seguimos siendo muy celosos de nuestra intimidad. Y con ella, muy cuidadosos en el ámbito laboral.

Hace algunos años proliferaron el modelo open space como manera de distribuir los puestos de trabajo en una oficina, sin tabiques para eliminar las jerárquías. Aunque este modelo puede tener fuertes ventajas, son muchos los profesionales que demandan cierta privacidad. Por eso, disponer de espacios de trabajo delimitados, como puede ser un despacho, es casi necesario. Hay muchos trabajadores que prefieren mantener conversaciones telefónicas y evitar las posibles interrupciones y ruidos que se generan en las oficinas abiertas.

Las empresas se preocupan fundamentalmente por la confidencialidad de la información. Por eso a la hora de compartir oficina, es fundamental hacerlo en un espacio profesional como pueden ser los business center, ya que uno de los grandes valuartes de estos centros es respetar al 100% la información de las empresas y garantizar la confidencialidad de acuerdo a las indicaciones que precisen.

 

 

 

 

 

Pin It on Pinterest

Share This