Productividad personal y sus consecuencias

Productividad personal y sus consecuencias

La semana pasada celebramos en nuestro espacio de coworking Busining City el último encuentro profesional, donde el debate fue protagonista al hablar de planificación para ser más productivo en el día a día.

Tras plantear las preguntas:

¿Tienes identificadas las actividades de máxima rentabilidad?

¿Cuánto tiempo te roban en el día a día las que no son rentables?

se evidenciaron dos posturas que, aunque complementarias, pueden ser contradictorias. Por un lado quienes advertían que en el mundo empresarial de hoy es muy difícil la planificación puesto que parece que vivimos en una vorágine donde el día a día es el que manda, y por otro, quienes confían en que plasmar esas directrices nos puede ayudar a ser más productivos y eficaces.

Así, una de las premisas planteada fue que ser proactivos es síntoma de eficiencia, frente a la falta de planificación que nos convierte en reactivos.

En estas línea de discusión se hizo hincapié en la diferenciación: meta vs objetivo. Un objetivo puede ser alcanzable o no, pero al plantear una meta ésta debe estar: identificada, definida, escrita, planteada, desarrollada y fechada; ya que el propósito es alcanzarla. En este sentido, destacamos el concepto de Metas Smart: específicas, medibles, alcanzables, realistas y temporizadas.

 

Una de las conclusiones en la que todos estábamos de acuerdo, fue en la distribución del tiempo en nuestra vida personal: La rueda de la vida debe ser absolutamente redonda para tener éxito.

Rueda de la vida

 

Pin It on Pinterest

Share This