No sólo hay que ser bueno

No sólo hay que ser bueno

Muchas veces el trabajo diario o el afán por arrancar un negocio nos lleva por delante y obviamos detalles que nos harían estar un escalón por encima o nos multiplicarían nuestras oportunidades de crecimiento.

Uno de estos casos, y de fácil solución, es dónde ubicamos el negocio. Que no dónde trabajamos sino dónde decimos que estamos, dónde tenemos nuestra sede o dónde proyectamos lo que somos.

Es muy importante tener una dirección de referencia en nuestras tarjetas o en nuestra web. Y más si se trata de un negocio online o tecnológico. Esto nos da una imagen fuerte y nos posiciona frente a otros competidores que pueden tener más recursos que nosotros.

Si por el negocio, por presupuestos o porque sí, tenemos que trabajar desde casa o desde un sótano no importa, pero que por lo menos la sede comercial, es decir la imagen del negocio, esté en un sitio de referencia. Por ejemplo, en un rascacielos de Madrid, en el Barrio de Salamanca o en un exclusivo Parque Empresarial.

¿A que no es lo mismo recibir una tarjeta con Calle Pasifae, 35, portal 2, 4ª B que con Paseo de la Castellana, 95, planta 29?

Solucionar esto es tan económico como lo que te cuesta un café o una caña al día, y el cambio de imagen, de nivel de detalle, de atención y de profesionalización es abismal. La solución es tener una oficina virtual.

Piénsalo, ¿tu negocio no merece por lo menos un café al día?

No solo hay que ser bueno sino también parecerlo

Pin It on Pinterest

Share This