Aprende a organizar tu negocio con estas buenas prácticas para emprendedores

Aprende a organizar tu negocio con estas buenas prácticas para emprendedores

“Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo”. Esta célebre frase de Arquímedes podría aplicarse también a los empresarios, especialmente a los emprendedores. ¿Y si pudieras tener un “punto de apoyo” y dejar que tu negocio trabaje por ti? Para ello debes aplicar algunos consejos y buenas prácticas para emprendedores y organizar tu empresa.

Emprender requiere tiempo, dedicación y esfuerzo. Es por ello que los empresarios que acaban de arrancar su propio proyecto empresarial tienen que hacer sacrificios para poder sacar adelante su idea de negocio. Sin embargo, existen ciertas buenas prácticas que te ayudarán a organizar el trabajo de forma óptima para que puedas despreocuparte de algunas obligaciones y, además, las tareas se puedan multiplicar simultáneamente (de esta forma, producirás más en un menor periodo de tiempo, lo que aumentará tus beneficios). A continuación, te contamos qué seis factores te ayudarán en la planificación de tareas en tu negocio.

Buenas prácticas para emprendedores:

 

Confía en tu personal:

Delega en otras personas las tareas que vas a realizar tú.  Debes intentar contratar personas que sean profesionales y que sepan mucho de su área. Una de las mejores prácticas como emprendedor es que si contratas gente, debes confiar en sus conocimientos, estudios y criterio. Escucha sus consejos y opiniones. Confía en tu personal y descubrirás que tendrás mucha más tranquilidad en el día a día y de esa manera podrás enfocarte en otras áreas y en el crecimiento de la empresa. Dentro de estas buenas prácticas  para emprendedores el hecho de que tus trabajadores conozcan bien todos los procesos y tengan las herramientas necesarias para ejecutarlos es de gran importancia.

Descansa:

Hablando de confiar en tus empleados, el delegar en otras personas te liberará de cierta manera. Ese tiempo en el que tu no tienes que preocuparte por ciertos detalles, lo puedes usar también como tiempo de ocio para disfrutar cómo y con quién quieras. Si te quemas, no eres productivo. Los emprendedores también deben tomar vacaciones y aunque sea difícil, es un tiempo que, a veces es necesario.

El dinero de otros (endéudate):

 Sí, endéudate, pero solo si es necesario y si esto sirve para que tu negocio evolucione. Una de las mejores prácticas para emprendedores es invertir en activos materiales y/o inmateriales que hagan que tu negocio sea más productivo.

Colaboraciones:

 No tengas miedo a relacionarte con personas que tengan talento. Al contrario: contrata buenos proveedores, que sean capaces de ocuparse de algunas tareas internas de tu empresa. Si no puedes afrontar los gastos que eso supone, piensa en nuevas formas de colaboración con los proveedores. Los Colaboradores se pueden convertir en proveedores y también en clientes. Existe la posibilidad de hacer propuestas de colaboración con tus grupos de proveedores y también con tus clientes. ¿Cómo?  Ofreciendo un contrato por resultados. De esta forma ambas partes podréis el foco en la productividad y seréis más competitivos.

 

Descargar guía de emprendedores

 

Los flujos de caja:

El secreto del éxito reside, en parte, en hacer fluir los flujos de caja más que en maximizar el margen de beneficio por operación.  Si preparas procesos sistematizados que hagan entrar dinero de forma casi automática, tu negocio crecerá de forma escalable. Para esto, tienes que estudiar y conocer los procesos en tu empresa. Entender la tareas que toman mucho tiempo y ver la partes que podemos eliminar o por lo menos recortar el tiempo que toma realizarlas.

Formación y conocimiento:

 No te conformes con formarte sólo en tus competencias profesionales, adquiere conocimientos de otras áreas y, sobre todo, escucha distintos enfoques y opiniones para ampliar tu percepción.

Networking:

Es recomendable ir a entrenamientos y a eventos en tu sector. Conocer a personas con intereses afines te puede ayudar a lograr futuras colaboraciones. Recuerda que vivimos en una sociedad que valora mucho las conexiones personales. El networking te ayudará a hacer crecer tu negocio, la gente se acordará de ti y de tu negocio cuando surja la necesidad.

En definitiva, poner en marcha estas buenas prácticas para emprendedores no solo supone  múltiples ventajas para tu negocio, sino también para ti. Porque para sacar adelante tu proyecto y triunfar, tienes que tener en cuenta tus empleados, tus contactos, tus finanzas, tu formación y el balance entre tu vida personal y profesional.             

Pin It on Pinterest

Share This