Cómo la comodidad en la oficina puede mejorar la productividad

Cómo la comodidad en la oficina puede mejorar la productividad

Pasamos más tiempo en nuestro puesto de trabajo que en nuestra propia casa, por eso las empresas siempre trabajan para mejorar la comodidad en la oficina y mejorar la productividad de sus empleados. Uno de los mayores riesgos a la hora de recrear ese ambiente de bienestar, es que es difícil conseguir que lo sea para todos.

Por eso, muchas empresas están empezando a trabajar con los temas de Team Building pero se olvidan de que el espacio físico también es sumamente importante para prevenir las bajas y los riesgos laborales en la oficina. Acondicionar nuestra oficina de forma eficiente y buscando que la comodidad genere –al igual que la compenetración con sus compañeros-, un estado de bienestar en nuestro trabajador es la solución para un un aumento de su tranquilidad y confianza en la empresa, mejorando la productividad a largo plazo.

Cuatro factores que hay tener en cuenta para mejorar la comodidad en la oficina

Para hacer que tu empresa sea un sitio cómodo donde tus trabajadores no sufran riesgos laborales en la oficina y puedan estar más contentos y tranquilos, mejorando así su rendimiento y aumentando su productividad, es importante que te fijes bien en la organización de tu oficina y veas si cuenta con estos cuatro elementos.

1. Colores en la oficina

La mayoría de las oficinas tienen las paredes blancas y cristaleras sin tener en cuenta que los colores son la clave para aumentar la comodidad en la oficina. Es cierto que estos colores dan un aspecto de amplitud y de luminosidad pero, también, puede provocar una sensación de vacío importante que puede abatir a la plantilla.

Por eso, usar colores en las paredes y/o en la decoración, ayudará a tus empleados a sentirse como en casa: en un lugar cálido y que les genera bienestar haciéndoles más agradable ir a trabajar y aumentando su productividad. Aunque el gris, el negro y el blanco son colores estándar que no resultan perturbadores, es cierto que tampoco estimulan su creatividad. Por eso, las mejores opciones siempre serán:

  • Colores en tonalidad marrón o beige que resultan relajantes, por lo cual se recomienda usarlos en espacios en  los que se buscan relajar a los trabajadores, como la sala del café o, incluso, la de reuniones o el despacho de un superior.
  • Colores en tonos pastel pues son más cálidos y favorecen un ambiente más humano y más cercano. Un color salmón o amarillo suave es perfecto para oficinas.
  • Colores en tonos anaranjados pues son los que más favorecen la comunicación y la interacción con los demás.
  • Colores azules que ayudan a la concentración y a la relajación. Este color está indicado para las zonas o para las oficinas en las que el estrés es mayor y se busca un nivel de concentración y creatividad más alto: redacción de un periódico, departamento creativo de una agencia de publicidad, un coworking…
  • Colores en verde pues son los más favorecedores a la hora de buscar la creatividad, la concentración y la relajación. Al igual que el azul, el verde ayuda a inspirar paz y tranquilidad lo que aumenta la sensación de bienestar en la oficina.

2. La luz en la oficina

Por supuesto, las luces también juegan un papel muy importante: si añadimos a las paredes blancas una luz azul, el espacio parecerá mucho más yermo y frío. Sin embargo, si elegimos un tono tierra o pastel con una luz más natural, ¡nuestros empleados se sentirán como en casa en su puesto de trabajo!

Apostar por luces cálidas y naturales es un factor que ayudará a mejorar la productividad de tu empresa pues estarás haciendo que tus empleados se concentren más y no sufran tanto los riesgos laborales en la oficina, por ejemplo, del ordenador y sus colores en la pantalla.

3. Diseño de los puestos de trabajo

Este es otro de los factores más relevantes a la hora de crear bienestar en la oficina para tus empleados. Lo más normal, es que cada uno se amueble su espacio de trabajo, sin embargo esto no debería ser así y la empresa debería asegurarse de cubrir unos requisitos mínimos en cuanto a mobiliario:

  • Darle a sus empleados sillas ergonómicas que se adapten a ellos, haciéndoles adoptar una postura correcta frente al ordenador
  • Un tamaño y altura de espacio de trabajo adecuados. Lo básico son 3m de alto x 2 de ancho, pero nosotros recomendamos que, cuanto más espacio, mejor ya que esto ayudará a vuestro empleado a no sentirse encerrado.
  • Espacio entre mesas de los compañeros que dé sensación de amplitud
  • Una mesa amplia en la que poder trabajar.
  • Un reposa pantallas que adecue la altura de la pantalla a la cabeza del empleado sin que este tenga que forzar el cuello o la postura.
  • Una correcta climatización para que el empleado no acabe con bajas por gripe o golpes de calor, por ejemplo.

Todos estos elementos son clave para evitar riesgos laborales en oficinas, ya que nos ayudarán a evitar que nuestros empleados se sientan incómodos trabajando y que puedan acabar con contracturas o dolores musculares debido a la tensión ejercida durante su jornada laboral. A menos bajas por dolores, ¡más productividad y rendimiento!

4. Zonas recreativas: el concepto de Work-café

Son muchas las grandes corporaciones que, en sus oficinas, han incluido el concepto del Work-café. Es un nuevo tipo de diseño de oficinas, pero no son más que zonas recreativas que ayudan a los empleados a relajarse en la oficina jugando, leyendo, tomándose un simple respiro o hablando y pasando el rato con sus compañeros. Este tipo de lugares colectivos, ayudan a aumentar la productividad de los empleados ya que no se sienten obligados a estar 8h sentados en sus sillas porque la oficina se lo exigen. Google, Facebook y Airbnb son claros ejemplos de que esto funciona más.

La libertad al trabajador ayuda a que recargue las pilas, que genere una sensación de bienestar y comodidad en la oficina y que se sienta a gusto en su puesto de trabajo, haciendo que su creatividad, productividad y capacidad de reacción en cuanto a incidencias empresariales se incremente. Estas zonas se reconocen por dos cosas:

  • Tienen zonas colectivas donde se fomenta la interacción con los compañeros a través del juego para generar integridad y compenetración entre los trabajadores, algo que, sin duda, mejora y aumenta la productividad de la plantilla.
  • Tienen zonas individuales donde se fomenta que el empleado tenga un espacio para poder relajarse y desconectar, ayudándole así a su parte más creativa y que mejore su rendimiento y productividad.

El diseño, el mobiliario, los colores, los sonidos y hasta los aromas son utilizados para recrear sensaciones de hogar en estas corporaciones, lo que induce a un estado de calma y no a uno de ira o resignación por tener que pasarse horas mirando una pantalla sin ser productivo.

Como ves, generar una sensación de bienestar y comodidad en la oficina no solo te va a ayudar a tener una oficina ajustada a las necesidades emocionales de tus empleados, sino que te ayudará a hacer que su productividad aumente y generar mejores resultados. Un equipo feliz es sinónimo de alegría y cohesión empresarial, ¡no lo olvides!

Pin It on Pinterest

Share This