El coaching

En el mundo empresarial cada vez es más común que los grandes directivos y empresarios recurran al Coaching para conseguir un mayor crecimiento tanto profesional como personal, pero ¿en qué consiste?

El Coaching es una metodología que acerca a todos aquellos que participan y hacen uso de ella a lograr los distintos objetivos que desean alcanzar en cualquier ámbito. Permite mejorar las técnicas y habilidades comunicativas, profundizar en uno mismo, aumentar el compromiso y la responsabilidad. Es una técnica enfocada en la acción directa y eficaz, lo que se traduce en mejores resultados.

La figura del Coach es necesaria  y fundamental en el proceso, ya que es clave al asumir el roll de “entrenador” aconsejando, guiando y estimulando a terceros. Además, estos  poseen una gran capacidad de liderazgo, credibilidad y una  capacidad de visión más allá que otros no ven, poniéndolo al servicio de la organización empresarial.

Hay que destacar que todos aquellos que han recibido esta formación, la entienden como un acompañamiento a su desarrollo personal y profesional de manera positiva y beneficiosa y aporta una serie de ventajas tales como.

– Facilita que los empleados se adapten a los distintos cambios que se producen o se puedan producir en una empresa.

– Estimula a las personas hacia la producción de resultados.

– Proporciona una comunicación eficaz.

– Predispone a una mayor colaboración y trabajo en equipo.

– Desarrolla el potencial permitiéndoles alcanzar objetivos.

– Motivación y sentido de la responsabilidad.

 – Clarifica los objetivos que se desean conseguir y planifica las metas.

La utilización del Coaching es una buena oportunidad de futuro para poder triunfar en el ámbito laboral y conseguir llevar esa satisfacción personal al mundo profesional.

Constantemente nos están bombardeando con las famosas listas “To do”, esos listados de tareas para que nuestro negocio sea un éxito, pero pocas veces se nos habla de los “Not to do” y nadie de los “To have”, que en muchas ocasiones son más importantes para no hacer lo incorrecto y tener lo más conveniente para iniciar o desarrollar nuestro negocio. Así que, basándonos en nuestra experiencia y en la de nuestros clientes, hemos hecho unas listas básicas de “Not to do”, To have” y “To do” para que empieces a trabajar de manera eficaz, con las mismas herramientas que las grandes compañías y con los costes más ajustados posibles.

NOT TO DO

  • La empresa domiciliada en casa
  • Obligación de estar para recibir la mensajería y los certificados
  • Tener en la tarjeta de visita sólo el teléfono móvil
  • Atender llamadas telefónicas que interrumpen reuniones y desvían del trabajo
  • Perder clientes por una incorrecta, ineficaz o tardía atención
  • Reunirme con clientes en cafeterías u hoteles
  • Atender a los clientes sin los medios adecuados

TO HAVE

  • Ubicación empresarial y de prestigio
  • Imagen profesional y acorde a mi negocio
  • Mi negocio siempre atendido independientemente de mi disponibilidad
  • Equipo de back-office profesional que me respalde
  • Instalaciones de referencia para reuniones y presentaciones

TO DO

Así que ya sabes cómo empezar a trabajar y a desarrollar tu negocio con la mejor imagen y el servicio más personalizado.

P.D.: Hemos obviado los espacios de trabajo operativo ya que tú y tu equipo podéis trabajar donde os resulte más cómodo o económico (casa, garaje, espacios de coworking, incubadoras, universidades, dispersos…), pero la sede social y comercial de tu negocio debe estar donde mejor imagen proyectes.

Pin It on Pinterest

Share This