El domicilio de tu empresa

El domicilio de tu empresa

Cuando un autónomo o un emprendedor inicia su aventura por cuenta propia tiene que aprender a domiciliar empresas. Esto consiste en asociar la empresa a una dirección postal para poder enviar ahí notificaciones por carta o tomarla como referencia para ciertos trámites. Es un procedimiento de obligado cumplimiento pero que, si se conocen ciertos trucos, resulta muy sencillo.

Lo primero que hay que hacer para domiciliar una empresa es saber qué tipos de domiciliaciones existen y son obligatorias. Actualmente, se contemplan tres:

Domiciliar empresas: ¿qué tipos de domiciliaciones hay?

 

Domicilio social

Según establece la Ley de Sociedades, el domicilio social: “es el lugar en el que se halle el centro de su efectiva administración y dirección, o en el que radique su principal establecimiento o explotación”. Figura, por tanto, en las Escrituras y en el Registro Mercantil. Si se desea cambiarlo, hay que aprobarlo en Junta, acudir al notario y llevar los documentos al Registro Mercantil.

Domicilio fiscal

Según la ley: “el domicilio fiscal es el lugar de localización del obligado tributario en sus relaciones con la Administración Tributaria”. Es decir, donde se reciben las notificaciones por parte de Hacienda y el que determina la adscripción a una oficina tributaria determinada. La inscripción del domicilio fiscal se realiza a través del modelo censal de la Agencia Tributaria 036 y puede modificarse fácilmente utilizando el mismo modelo.

Domicilio comercial

El domicilio comercial es aquel donde una empresa atiende a sus clientes y proveedores, es decir, donde realiza sus transacciones de compra-venta.

Cabe señalar que si el domicilio social y el fiscal no coinciden ya que es el domicilio social el que determina en qué Registro Mercantil deben entregarse las actas y las cuentas societarias. Sin embargo, siempre es más recomendable centralizarlo todo en un domicilio para simplificar trámites, dar buena imagen y evitar posibles errores.

Si, por ejemplo, estás empezando y has decidido trabajar desde casa quizás no quieras exponerte poniendo tu dirección en todas las facturas y documentos relativos a tu empresa. Esto, además, podría afectar de forma negativa a tu imagen como profesional. ¿La solución? Puedes domiciliar tu empresa en un centro de negocios y disfrutar, a la vez, de otros servicios como mensajería, salas de reuniones, teléfono, wifi, etc.

Descargar guía de emprendedores

¿Por qué domiciliar mi empresa en un centro de negocios?

Domiciliar una empresa en un centro de negocios consiste en adoptar la dirección del propio centro como sede fiscal y/o comercial. En Busining ofrecemos este servicios que va asociado, además, a otros que resultan de gran utilidad a autónomos o emprendedores. Lo llamamos oficina virtual.

¿Las ventajas? Presta atención:

Control de correspondencia

Recibimos las cartas y paquetes que lleguen a tu nombre y, si lo necesitas, enviamos toda tu correspondencia. Del mismo modo, te notificaremos inmediatamente de todo lo que llegue o salga para que estés informado de todo lo que ocurre.

Recepción de llamadas

Al domiciliar tu empresa se te asignará un teléfono fijo exclusivo para ti que será atendido por profesionales en horario comercial. Te avisaremos y te entregaremos cada mensaje que dejen en este número como en una secretaria virtual.

Horario de atención al cliente

En Busining contamos con un horario ininterrumpido (de 8h a 20h) de lunes a viernes para poder atender todas tus necesidades. Así, aunque estés en reuniones o de vacaciones, tu negocio estará activo.

Acceso a salas de reuniones

Para poder ver a tus clientes a proveedores en un entorno profesional, tendrás acceso a las salas de reuniones de Busining. Estas cuentan con proyector, equipo de sonido, videoconferencia… para que trabajes con todas las comodidades.

Ubicación VIP

Ofrece una imagen profesional, a la altura de grandes corporaciones, recibiendo a tus clientes en un ambiente profesional y en las mejores zonas de la ciudad. Tu valor como empresa se multiplicará automáticamente.

Ahora que sabes cómo domiciliar tu empresa, solo tienes que elegir la ubicación que más te interesa y dar los primeros pasos para ellos. Opta por una opción profesional y que te ofrezca comodidades adicionales, para que tú solo te tengas que preocupar de seguir haciendo crecer tu negocio.

 

Pin It on Pinterest

Share This