Elegir tu espacio de trabajo

Elegir tu espacio de trabajo

La puesta en marcha de un negocio es difícil. Encontrar el primer cliente, casi imposible. Y rentabilizar el trabajo, un milagro.

El mensaje suena catastrofista, así que hay que hacer todo lo posible para que no lo sea. Evidentemente arrancar con una idea de negocio es complicado, y aunque en muchas ocasiones no todo sea cuestión de empeño, hay aspectos que pueden evitar que nos compliquen la existencia y perjudiquen al desarrollo de la actividad.

Elegir el lugar de trabajo

Normalmente, el emprendedor empieza o bien solo, o en compañía de su socio o socios… trabajando desde casa, en cafeterías… Pero eso ya es agua pasada. Actualmente existen muchas alternativas para ‘tener tu oficina’ en entornos profesionales. Y no hace falta comprar nada. Se puden alquilar espacios de trabajo por horas, días, meses o de manera permanente: desde puestos de trabajo en coworking, salas de reuniones o despachos en los que recibir a clientes.

Otra cuestión es dónde buscar estas oficinas. Por suerte, cada vez hay más lugares donde se ofrecen este tipo de servicios, pero es importante valorar diferentes aspectos para que la elección sea la más adecuada:

  • Ubicación: zona estratégica para negocios o comodidad de acceso.
  • Valorar los servicios que incluye cada espacio de trabajo para evitar sorpresas en la factura.
  • Elegir la oficina que te permita trabajar sin interrupciones ni distracciones, en la que tú marques el ritmo.
  • Calidad de las instalaciones: muy valorada la luz natural, climatización así como el mobiliario que ofrezca.
  • Posibilidad de acceder a otros servicios en el ámbito laboral que puedan surgir en el día a día.
  • Flexibilidad contractual: garantizar la ausencia de ataduras de permanencia

Para tener una empresa de éxito necesitas que tus productos o servicios satisfagan la esa necesidad del público al que se dirigen. Ya sea por calidad o por precio. Ésta es la premisa.

Y para lograr este objetivo es imprescindible disponer de todo lo necesario para poder centrarte en tu producto y en tus clientes. Es por esto que el espacio de trabajo puede favorecer o perjudicar la productividad. Tus empleados deben estar en el entorno propicio. Pero eres consciente de que disponer de una oficina propia, acondicionarla y adecuarla a tus necesidades, requiere una fuerte inversión. Y no olvidemos que uno de los principales problemas a los que hacen frente los empresarios es a la financiación. Por suerte, todo en la vida tiene solución:

  • Olvídate de tener una oficina en propiedad y alquila
  • Elige la ubicación en la que quieras domiciliar tu empresa
  • Existen espacios de trabajo flexibles equipados
  • Contrata servicios complementarios que te faciliten el día a día
  • Trabaja en un entorno profesional
  • Comparte gastos preservando tu privacidad

Tu oficina debe estar a la altura de tu negocio.

Pin It on Pinterest

Share This