Que el mercado pida que nosotros innovamos

Que el mercado pida que nosotros innovamos

Me encanta (y la llevo grabada a fuego) la frase de Henry Ford que dice:

“Si le hubiera preguntado a mis clientes qué querían me hubieran dicho que caballos más rápidos”

Es decir, que desarrolles lo que tú crees que puede funcionar, con sentido común, y no te centres sólo en lo que pidan tus clientes o haga la competencia.

Como Ford han existido muchos otros visionarios, y muchos más hoy en día, que nos han demostrado la razón de esta frase. Piensa en los Jobs, Gates, Bransons, Zuckerbergs, Ortegas… Han visionado productos y servicios, los han evolucionado y nos las han puesto en las manos para demostrarnos que eran necesarios o nos mejoraban la vida sin nosotros poder llegar ni a imaginarlas. Ninguno ha esperado a ver qué les decía el mercado. Tuvieron una visión y la pusieron en marcha. Muchos incluso no han inventado nada, lo han mejorado cuando nadie se lo ha pedido.

Tampoco hay que tratar siempre de descubrir la fórmula de la Coca-Cola. Podemos ver lo que hay y preguntarnos por qué es así o cómo lo haríamos nosotros. Quizás una pequeña mejora sea el detonante de un gran éxito.

Por ejemplo en Busining no inventamos los business centers, workspaces o coworkings, simplemente en su día vimos que lo que había no era lo que nosotros necesitábamos o compraríamos, y creamos una nueva filosofía y modelo desde la innovación en los espacios, en los servicios y en cómo presentarlos y prestarlos. Al fin y al cabo nuestro éxito reside en la continua evolución e innovación más allá de lo que querría el cliente o lo que haga la competencia. Tan simple como que todo lo pensamos, creamos y ponemos en marcha para que…

…el cliente trabaje con total tranquilidad y confianza centrado única y exclusivamente en su core-business.

¿Hubieran pedido los clientes de business centers tarifas con todo incluido cuando se les cobraba hasta por cada silla? ¿O comprar online servicios virtuales en los albores del ecommerce? ¿O espacios de coworking con servicios de business center?

Si no eres capaz de visionarlo simplemente pregúntate qué querrías tú, cómo mejorarías lo que hay o cómo lo ofrecerías, y desde ahí tira del hilo.

No sólo hay que ser bueno

No sólo hay que ser bueno

Muchas veces el trabajo diario o el afán por arrancar un negocio nos lleva por delante y obviamos detalles que nos harían estar un escalón por encima o nos multiplicarían nuestras oportunidades de crecimiento.

Uno de estos casos, y de fácil solución, es dónde ubicamos el negocio. Que no dónde trabajamos sino dónde decimos que estamos, dónde tenemos nuestra sede o dónde proyectamos lo que somos.

Es muy importante tener una dirección de referencia en nuestras tarjetas o en nuestra web. Y más si se trata de un negocio online o tecnológico. Esto nos da una imagen fuerte y nos posiciona frente a otros competidores que pueden tener más recursos que nosotros.

Si por el negocio, por presupuestos o porque sí, tenemos que trabajar desde casa o desde un sótano no importa, pero que por lo menos la sede comercial, es decir la imagen del negocio, esté en un sitio de referencia. Por ejemplo, en un rascacielos de Madrid, en el Barrio de Salamanca o en un exclusivo Parque Empresarial.

¿A que no es lo mismo recibir una tarjeta con Calle Pasifae, 35, portal 2, 4ª B que con Paseo de la Castellana, 95, planta 29?

Solucionar esto es tan económico como lo que te cuesta un café o una caña al día, y el cambio de imagen, de nivel de detalle, de atención y de profesionalización es abismal. La solución es tener una oficina virtual.

Piénsalo, ¿tu negocio no merece por lo menos un café al día?

No solo hay que ser bueno sino también parecerlo

Pin It on Pinterest