Delegar para liderar

Delegar para liderar

Tengo una idea. He constituido una empresa. Soy uno. Me he buscado un socio. Ahora somos dos. Tenemos el primer cliente. Lo cuidamos. Buscamos otros clientes…

Este sería el telegrama del arranque de una empresa. Supuestamente a partir de aquí, todo debería ir rodado. Pero evidentemente son muchas piezas las que se necesitan para montar una maquinaria que ruede. Hablamos del equipo humano. Y por ende, de liderazgo, que no es misión fácil. Está visto que un buen líder tiene que tener unas capacidades y, entre ellas, saber delegar.

‘No importa cuán brillante sea tu mente o estrategia, si estás jugando solo, siempre perderás ante un equipo’ – Reid Hoffman, cofundador de LinkedIn

Delegar no consiste en ‘mandar’, sino en confiar en otras personas tareas que quizá pudieras hacer tú mismo. Pero tampoco implica desentenderte de ellas y perder el control de lo que se hace. Para delegar correctamente es necesario:

  • Conocer quién realiza qué
  • Comunicar: es importante cerciorarse de que la otra parte ha entendido perfectamente en qué consisten sus tareas
  • Confiar: creer en las capacidades de la persona a la que se ha encomendado el cometido
  • Atender las posibles dudas que puedan surgir en el proceso
  • Tener en cuenta las opiniones

Pin It on Pinterest