La escucha en las reuniones

La escucha en las reuniones

Siempre hablamos de cómo tenemos que preparar una reunión, pero lo solemos hacer desde la perspectiva de la exposición y de quien convoca. Sin embargo, en todo equipo de trabajo, la involucración de los asistentes en las reuniones es de vital importancia para conseguir que éstas sean efectivas. En este sentido, vamos a destacar la perspectiva de la escucha y para ello destacamos la actitud que debemos adoptar desde este punto de vista:

  • Agenda del día: esto no sólo es responsabilidad del convocante, sino que todos los participantes de la reunión deben conocerlo y saber los puntos a tratar. Además, es conveniente describir previamente los aspectos que desde esta perspectiva se desean tratar.
  • Focalizar la atención en el discurso de cada ponente para conseguir dar respuesta a esos puntos que consideramos necesarios desgranar.
  • Tomar apuntes: si se hace sobre la plantilla que hemos preparado para la reunión, mejor. Si vamos encontrando respuesta a cada duda o tema que nos hemos planteado, la reunión por nuestra parte será productiva.
  • Hacer balance tras la exposición: una vez finalizada la reunión es conveniente hacer una puesta en común, de forma resumida, y compartirlo con el resto de participantes para concretar.
  • Elaborar nuestro propio sumario para aplicar la información obtenida de la mejor manera en el desarrollo de las funciones que nos competan.

 

 

Productividad personal y sus consecuencias

Productividad personal y sus consecuencias

La semana pasada celebramos en nuestro espacio de coworking Busining City el último encuentro profesional, donde el debate fue protagonista al hablar de planificación para ser más productivo en el día a día.

Tras plantear las preguntas:

¿Tienes identificadas las actividades de máxima rentabilidad?

¿Cuánto tiempo te roban en el día a día las que no son rentables?

se evidenciaron dos posturas que, aunque complementarias, pueden ser contradictorias. Por un lado quienes advertían que en el mundo empresarial de hoy es muy difícil la planificación puesto que parece que vivimos en una vorágine donde el día a día es el que manda, y por otro, quienes confían en que plasmar esas directrices nos puede ayudar a ser más productivos y eficaces.

Así, una de las premisas planteada fue que ser proactivos es síntoma de eficiencia, frente a la falta de planificación que nos convierte en reactivos.

En estas línea de discusión se hizo hincapié en la diferenciación: meta vs objetivo. Un objetivo puede ser alcanzable o no, pero al plantear una meta ésta debe estar: identificada, definida, escrita, planteada, desarrollada y fechada; ya que el propósito es alcanzarla. En este sentido, destacamos el concepto de Metas Smart: específicas, medibles, alcanzables, realistas y temporizadas.

 

Una de las conclusiones en la que todos estábamos de acuerdo, fue en la distribución del tiempo en nuestra vida personal: La rueda de la vida debe ser absolutamente redonda para tener éxito.

Rueda de la vida

 

La productividad personal para alcanzar tus metas

La productividad personal para alcanzar tus metas

Éste es el título del próximo taller que celebraremos en nuestro espacio de coworking Busining City el jueves 26 de mayo a las 10 horas.

Durante la jornada, se dará respuesta a preguntas como:

¿Qué nivel de satisfacción tengo actualmente en mi trabajo?

¿Cual es el impedimento para desarrollar nuestro potencial?

En la sesión conoceremos los conceptos básicos de la productividad personal como son las actividades de máxima rentabilidad que generan beneficios, la fijación de metas para conseguir resultados y la planificación inteligente.

Mateo Navajas, director del encuentro, es miembro asociado en Madrid de Success Motivation International & Leadership Management International (SMI & LMI Spain) Compañía pionera y líder mundial en el campo del desarrollo profesional y personal.

Confirma asistencia

Jornadas de trabajo más productivas

Jornadas de trabajo más productivas

A lo largo del día surgen muchos imprevistos e interrupciones que obligan a desviar la atención de lo que estamos haciendo en cada momento. Para evitarlo es recomendable:

  • Diariamente disponer de una lista de tareas prevista. Lo ideal sería que ésta estuviera configurada a última hora de la jornada anterior.
  • Comenzar con las tareas más tediosas, ya que a primera hora estamos con mayor energía.
  • Centrarnos en cada momento en una tarea, no mezclarlas, ni comenzar otra sin haber finiquitado lo propuesto.
  • Efectuar llamadas de teléfono necesarias en el horario en el que mayor seguridad tengamos de ser atendidos.
  • Establecer un momento del día para enviar y contestar emails.
  • Convocar reuniones de trabajo sólo cuando sea necesario, con su correspondiente preparación y sólo con las personas a quienes competa.
  • Realizar descansos para despejar la mente y volver a retomar la actividad con más fuerza.

Cumplir con estas premisas es más fácil si tienes tu lugar de trabajo en un espacio profesional, gracias al apoyo y serivicos que se ofrecen para que te centres sólo en tu negocio.

Pin It on Pinterest